miércoles, 16 de noviembre de 2011

En el momento preciso, en el lugar justo...

Se sentó adelante mío...sin verme...y empezó a hablar por teléfono mal de mi...

Yo sonreía de pensar en el momento que le haría pasar cuando se diese cuenta que yo estaba ahí.

Habló y habló.

Se iba a bajar (aún sin cortar su llamada)...entonces asomo mi cabeza volviéndome para ella visible y, con calma jujeña pero con voz alta, sentencio: "Estoy acá" y rectifico la mala data que, de mí, ella estaba reportando a mi jefe.

Fueron 5 segundos impagables: titubeó, a la voz en el teléfono alcanzó a aclararle "ah está acá y me dice que no es así" y se puso bordo. Yo quedé sonriendo largo rato.

Qué feo...qué feo ser tan botona, no ir de frente y que te descubran así...y una pelusa como yo te haga pasar tan mal momento.

(M)

5 comentarios:

  1. Buenisimo! Jaja si te copa pasa por el mio, beso

    www.perfectaporfuera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. hubiera pagado por estar en ese momento con vos, amiga. Botonas insatisfechas y descuidadas hay en todas partes. Lo bueno es poder ponerlas en SU lugar ;)

    ResponderEliminar
  3. Me imagine la carita de esa energumena (?)...onda me agarraste cagando y limpiandome con el dedo en el baño de la oficina (re contra ?)!
    Bien por vos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo los huevos para hacerlo, sabelo.

    ResponderEliminar